De cómo combatir la infoxicación y no morir en el intento

Por: Anlys Rosanna Ferrer

Infoxicacion 1

Mi amiga Yusleidy me confesó en estos días que estaba sobresaturada de información, por cuanto tenía que manejar ingentes cantidades de datos obtenidos  en diversas páginas web, redes sociales y correos electrónicos, entre otros. Para colmo, tenía que lidiar con la publicidad de los sitios, lo que le molestaba.

Vivía dominada por el estrés, la ansiedad y el cansancio, pero lo que más le preocupaba era que sentía que solo estaba informada y no era capaz de  analizar todo lo que le llegaba para hacerse una idea clara de cada uno de los hechos y poder dar una opinión.

Durante la conversación le dije: “Tú estás infoxicada”. Su rostro cambió de color. “¿Intoxicada?”, me dijo. “No, infoxicada”, le respondí.

¡Qué paradójico¡ Aunque por su trabajo (es la encargada de la página web de una agencia noticiosa) ella manejaba tanta información, desconocía el término infoxicación, acuñado en 1996 por Alfons Cornella para definir el exceso informativo al que está sometido el ser humano y que, por cierto, aparece en el Diccionario del Español Urgente.

Mi amiga quiso conocer más. Quizás creía haber encontrado la respuesta a su preocupación y, cual médico que da un diagnóstico a su paciente, le relaté lo que había aprendido en mi primer semestre de  periodismo digital y algunos aspectos que conseguí en los sitios web que leí sobre el tema.

La infoxicación, definida por Cornella, es un neologismo referido al exceso informacional, a la sobreinformación, ya que tienes más  datos  de los que humanamente puedes procesar y como consecuencia surge la ansiedad.

Cornella alega que en la actualidad los seres humanos hemos perdido nuestra capacidad de atención, porque el ancho de banda de información no deja de crecer y la tecnología facilita el envío de cada vez más datos en menos tiempo.

“Este ancho de banda personal es la cantidad de información que alguien recibe por unidad de tiempo (b=i/t), lo cual aumenta cada día que pasa, a su vez la atención personal, es decir, el tiempo que el ser humano le puede dedicar a cada información que recibe (a=t/i), disminuye cada vez más”, reitera el especialista.

Otras razones por las que terminamos infoxicados es que recibimos una gran cantidad de información no solicitada, buscamos más datos de los que requerimos para comprobar si lo que ya tenemos es correcto y puede sernos útil en el futuro, pero además está nuestro afán y, en eso me incluyo, de querer tener toda la información sobre un tema, aunque al final comprobemos que es imposible lograrlo.

También resulta que ahora tenemos la capacidad de ser productores de información y los instrumentos para producirla son mejores que los existentes para organizarla y buscarla.

Al final del día, o de las semanas y meses, quedamos extenuados, agotados y preocupados, pero –y esto es lo más peligroso- perdemos nuestra capacidad de análisis, de tratar los temas en profundidad para la toma de decisiones.

Yusleidy escuchó con detenimiento. Al final, y era lógico, me hizo esta pregunta: “¿Cómo conseguir información en menos tiempo y combatir la infoxicación?”.

De inmediato le di los siguientes consejos que, por cierto no me  pertenecen sino a distintos webactores, pero le permitirían salir del atolladero en el que se encontraba.

  • Escribe una lista de los 10 temas de interés que estás buscando (5 principales y 5 secundarios)
  • Aprende a buscar la información. ¿Cómo lo haces? Conociendo las fuentes, haciendo un uso eficaz de los buscadores, metabuscadores y directorios, y usando las palabras clave correctas.
  • Usa un lector de RSS para recibir las novedades a las que estás suscrita. Así evitas desperdiciar el tiempo de navegación.
  • Gestiona la información con herramientas como Diigo y Delicious. Así podrás ver los temas que más te interesan cuando tengas tiempo y con calma.
  • Limpia periódicamente la información a la que te suscribiste, pero luego no te interesó.
  • Aprovecha la información que te aportan las infografías y diagramas. Se ha comprobado que la visualización es una excelente estrategia para una organización  eficaz y útil de la información, pero también para el aprendizaje.
  • Instala un bloqueador de la información que no requieras en tu computadora.
  • Filtra la información. ¿Cómo? Leyendo solo lo que está en la lista de temas principales, almacenando lo secundario y desechando lo que no está en tus prioridades.

La lista de lo que podría hacer no quedaba allí. Ahora venía mi propia sugerencia: El ser humano es dueño de sus decisiones. La tecnología es una herramienta para lograr los objetivos, pero ésta no se puede hacer dueña de tu vida. Cuando sientas que solamente estás manejando información superficialmente sin tener la capacidad de analizarla en profundidad apaga el celular, la computadora y el televisor. Desconéctate por un instante y busca el silencio. Así podrás tener la libertad de tomar tus decisiones con calma y mayor seguridad de que serán las correctas.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: