Producción de masas: La nueva economía de las multitudes inteligentes

Antes, y por mucho tiempo, las empresas se organizaban con exigentes criterios jerárgicos de autoridad pero, por la innnovación y la necesidad de cambiar se dio un giro para darle entrada al torrente del diálogo y el debate entre los trabajadores y colaboradores.

De esta manera, la colaboración masiva acabará sustituyendo las estructuras de las empresas tradicionales para la creación de la riqueza en la economía.

Un ejemplo claro, son los medios de información digital, en donde al compartir los webactores con los dueños de la empresa se aprovecha el potencial del genio colectivo y se logran los propósitos de una manera inesperada.

Esto ocasiona nuevas formas de inventar, producir, comercializar y distribuir los servicios de manera grupal y global.

Esta accesibilidad pondrá al alcance de todos los instrumentos necesarios para colaborar, crear y competir, y vaya que la competencia abunda.

Llegó la producción entre iguales

Los individuos compartiremos los conocimientos, capacidades y recursos para de esta manera ampliar la variedad de bienes y servicios, para que cualquiera pueda utilizarla o modificarla.

Que mayor ejemplo de lo hablado que Wikipedia: una enciclopedia creada en colaboración, sin propietarios, elaborada por decenas de miles de entusiastas.

Sigamos el ejemplo y vamos a crear una oleada de producción y colaboración que nos ofrecerá a todos mayores oportunidades.

De esta manera, lograremos nuestra propia economía. Sí, es así, una inmensa red global de productores especializados que canjeen e intercambien servicios a cambio de entretenimiento, sustento y saber ¡Excelente idea!

Llegó la hora de hacerlo, siempre y cuando nos juntemos al cambio y la renovación constante en nuestras profesiones.

En el medio digital se observa como día a día son más los que se unen a colaborar y a desarrollar un talento, por tal motivo, los que ocupamos cargos (en mi caso, periodista) debemos trabajar más para justificar nuestros “status”.

Un nuevo arte, una nueva ciencia: Wikinomía

¿Qué es lo primero que se nos ocurre cuando escuchamos la palabra colaboración?

Pues sí, no es mucho pedir: debemos encarnarnos en amplias redes horizontales para lograr mucho más que una sola empresa en solitario.

Llegó la hora de desarrollar, para abrirnos al cambio, ideas novedosas como la apertura, interacción entre iguales, el compartir y la actuación global.

Cuando le demos la verdadera importancia al valor apreciado de nuestro trabajo en equipo apretaremos fuerte este valor apreciado.

Sin embargo, está creciendo de forma espectacular y admirable otra ventaja: la comunicación de información corporativa que antes era secreta a socios, trabajadores, clientes, accionistas e interesados.

Entonces, si las organizaciones antes defendían a capa y espada su patrimonio de conocimiento, hoy algunas abren sus archivos secretos y los ponen a disposición de una comunidad de profesionales ¿Por qué no arriesgarnos?

Por Daniela Nieves L. / Periodismo Digital I Semestre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: