La apertura a las audiencias

Foto: tikinauta.com

La participación transforma las relaciones existentes en la sociedad. ¿En qué medida los medios tradicionales están dispuestos a abrir las puertas a sus seguidores en la web?

Los usuarios ahora son webactores porque producen, distribuyen y difunden información en la red; cuentan con plataformas de transmisión y de masificación accesibles; y, utilizan formatos de divulgación multimedia. En la web encuentran lo que los medios tradicionales no aportan.

El reto lanzado a las empresas de medios es cómo darle participación a los webactores, con las consecuencias que esto puede traer porque “cuando se invita a las audiencias a participar se corre el riesgo de que se tome un camino imprevisto”, así lo expresan Pizani y Piotet en La alquimia de las multitudes. Estos autores consideran que los medios tradicionales se abren a las audiencias y a los periodistas “amateur” (aficionados) fundamentalmente porque allí está la información que los profesionales no tienen, les ahorran dinero; e intentan desarrollar una relación más cercana. Y aclaran que mantener una buena relación es el abecé de los medios comerciales pero hacerla participar es otra historia y que allí es donde está la ambigüedad.

El comportamiento ciudadano actual en los medios va más allá de las cartas al editor o al “Correo del pueblo”. La interacción digital abrió nuevos modos de relacionamiento; no se tata solo de que los usuarios consuman y produzcan contenido, sino que lo usen y lo procesen.

Esta nueva manera de relacionarse con las instancias de poder y la nueva cultura de participación, en la que se intercambian experiencias de manera horizontal, debe ser tomada en cuenta por los medios. También deben considerar que el acercamiento puede darse no solo para reconocer lo que cada uno ofrece, sino para demandar nuevos contenidos y más interactividad.

Atendiendo a esta dinámica relacional, algunos medios han habilitado la opción de comentar las notas, ofrecen la posibilidad de que los seguidores compartan contenidos en sus redes sociales, los periodistas colocan sus correos personales como un gesto de apertura y de acercamiento a las audiencias. Esa interacción pone de manifiesto que los periodistas no tienen el monopolio de la información pero sí tienen métodos para procesarla, verificarla y multiplicarla.

En La alquimia de las multitudes se cita a Henry Jenkins, autor del libro Convegence Culture, quien analiza cómo deberían reaccionar los medios ante la audiencia. Allí se plantea que cuando los webactores se adueñen de los instrumentos de que disponen y obliguen a las empresas de medios a reaccionar y a adaptarse, se estará ante la presencia de los “prosumers”, productores/consumidores.

Las fórmulas periodísticas se reinventan haciendo alusión a una frase popular: “cuando se sabían las respuestas, le cambiaron las preguntas”.

Marisol Polanco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: