“El contenido generado por los usuarios son los cimientos de la web actual”

Frase atribuida a Tim O’Reilly fundador de O’Reilly Media y promotor del término Web 2.0, premisa que de hecho es una realidad observable y medible. Y es que para nadie es un secreto que atrás ha quedado la imagen del internauta que se limitaba a consumir información de manera pasiva y conformista.

Al ser miembro activo de una sociedad hambrienta de información y necesitada de conocimiento, el usuario es ahora el protagonista principal de un movimiento que al llevar el nombre de “2.0” limita su verdadera trascendencia al simple hecho de ser una nueva versión de Internet, cuando se habla en realidad de una etapa de cambios significativos, de ensayo y error que se han producido desde hace varios años y que en la actualidad aun se están gestando.

En la Alquimia de las multitudes Francis Pisani y Dominique Piotet analizan los términos <<sabiduría de las muchedumbres>> e <<inteligencia colectiva>>, títulos que pretenden etiquetar el fenómeno de la web actual. Sin embargo, aunque ambos tienen connotaciones positivas, la realidad es que el primero se trata de una lógica matemática de probabilidades, donde a modo de Quien quiere ser millonario se puede “consultar a la audiencia” ; el problema es que no son precisamente los usuarios los ganadores en este juego.

Por otro lado, la inteligencia colectiva trata de una serie de deliberaciones por parte de las comunidades en línea en búsqueda de elaborar contenidos de alta calidad enriquecidos por los aportes de cada usuario. Esto último se acerca más a la idea de lo que la web 2.0 representa, pero deja de lado una explicación más clara del asunto.

“Las multitudes no solo producen sabiduría, ni los colectivos producen solo inteligencia” 

 

La Alquimia de las Multitudes sustentada en la acumulación de datos de diversas fuentes, la sintetización de las informaciones, la creación de redes entre ellas y las deliberaciones comunitarias, sería el modelo que mejor se acerca a revelar el proceso que en líneas generales esta ocurriendo en el ciberespacio, pero que al hablar de casos concretos no siempre se cumplen todos estos elementos.

La alquimia de las multitudes es también preventiva en no quedarse como una expresión obsoleta, pues si bien se basa en elementos definidos hasta cierto punto, deja en claro que las consecuencias de las interacciones entre los webactores* puede dar como resultado propiedades nuevas. Propiedades que en cualquier momento pudieran convertirse en parte fundamental de la web 2.0 y acelerar su proceso evolutivo hacia la web del futuro.

Jorge Luis Sequera

*Término empleado por Pisani y Piotet como contrapartida al término de internauta para designar al usuario que produce, actúa, modifica y da forma a la web de hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: