¿Participación o Explotación? Webactores al Servicio de las Empresas

Al comienzo de la era del Internet, éramos llamados “internautas”, ahora, somos “webactores”; antes, el Internet lo utilizábamos para guardar y buscar datos, era un lugar donde podíamos depositar nuestros datos sin llegar a nada mas allá que eso, ahora, participamos y compartimos nuestros datos con las demás personas, y a su vez ellas con nosotros.

En el libro La Alquimia de las Multitudes de Francis Pisani y Dominique Piotet, se explica como la Web ha evolucionado o madurado, por lo que era de imaginarse que los antes llamados “internautas”, también maduraran y llegaran a convertirse en “webactores”.

Actualmente, no nos conformamos con solo guardar nuestros datos en un ordenador o recibir información, sino que vamos más allá, al punto de que las empresas toman en cuenta nuestras opiniones, estamos colaborando o “coproduciendo” al momento de realizar un comentario sobre un producto, comprobando así que no se necesita ser un especialista o un profesional para generar contenido en la Web.

Sin embargo, esta participación se puede ver desde dos puntos de vista, como lo explican Pisani y Piotet en la segunda parte de su libro titulada “La Alquimia de las Multitudes”:

“…el crowdsourcing o literalmente “la externalización de las masas”, consiste en confiar a un grupo determinado de personas una tarea que normalmente se realiza dentro de una organización. Y esto se puede ver como una maravillosa herramienta de colaboración o como un terrible mecanismo de explotación”

Un primer punto de vista, donde se da la impresión de que los “webactores”, al hacer lo que permite hacer la web de hoy: “leer, escribir y modificar”, participa y colabora con diversas empresas o “administra” algunos sitios en Internet, como es el caso de Wikipedia La Enciclopedia Libre, donde esta participación llega a su máxima expresión.

Y un segundo punto de vista, que consta de la manipulación y explotación por parte de las empresas al utilizar esta colaboración para beneficio propio, es decir, trabajamos para grandes empresas sin remuneración alguna, y en el tal caso de que esta exista este pago, es muy bajo; ejemplo de esto lo dan Pisani y Piotet:

“el sitio SecondLife, donde la marca de calzados Nike propone a sus visitantes diseñar y crear su propio modelo de zapatillas de deporte en tres dimensiones. Después, Nike las fabrica y las envía al comprador”

Resumiendo, lo que tenemos que tomar en cuenta es que la “Web 2.0” va a seguir evolucionando y junto con ella, las empresas y nosotros, es inevitable, por lo que llegará un momento en que los “webactores” crearemos nuestros propios productos, sin necesidad de tener que elegir entre los productos que posee una empresa, y de la misma forma ganar dinero, cambiando totalmente las bases de la economía actual y en la que todos saldremos beneficiados, como expresan Pisani y Piotet en la tercera parte de su libro, titulada “Lo que está Cambiando”:

“este largo proceso económico que permite que todos los que intervienen, desde el diseñador del producto a su productor y después a su distribuidor, aporten su parte de conocimientos y puedan, por tanto, ganar dinero”

Ahora bien, al hablar de estos dos puntos de vista que tiene la “externalización de las masas”, podemos concluir que, como somos todos seres humanos y poseemos libre albedrío, ya quedaría de nuestra parte elegir si queremos colaborar o no con estas empresas, así sea de forma gratuita o con alguna retribución.

Karem Pérez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: