Relaciones Públicas y las redes sociales: Bloggear o no bloggear, he ahí el dilema

La tesis fundamental del libro “Public Relations and the Social Web”  escrito por Rob Brown plantea un problema fundamental, si deberían o no bloggear los Relacionistas Públicos y qué espacio, comportamiento y ética deberían tener en este ‘nuevo mundo’.

En ese sentido, el periodista deja entrever que no es del todo malo que los PR estén inmersos en esta ola tecnológica, sin embargo, es taxativo al decir que se trata de un tema que tiene diversos matices.

Es decir, Brown plantea que hoy en día quien no se desenvuelve en la Web 2.0 simplemente corre el riesgo de no existir, pero se debe tener cuidado pues la línea entre lo ético y lo no ético en este campo es muy delgada.


Algo le pasó a la comunicación

En el primer capítulo de libro se plantea que algo nuevo e inusual le ha pasado a la comunicación, la manera en que Internet ha cambiado es solo el reflejo de un cambio mayor en la sociedad. En esta sociedad atomizada, a las personas les gusta verse más a sí mismas y a los otros como consumidores más que como ciudadanos.

Es interesante la observación que hace el autor en relación a este punto y es que asevera que “la Web 2.0 es ambas, una reflexión de estos cambios y un instrumento de aceleración del mismo”. Cabe preguntarnos los alcances de este cambio y las diferentes vertientes que el mismo significa para la conformación de la nueva sociedad de la información.

“Históricamente, las compañías decidían la imagen que querían proyectar y como querían que la audiencia las percibiera y posteriormente recaía en el Relacionista Público hacer que esto sucediera. Ahora las empresas han perdido el control de la agenda, para poder controlar un poco la manera en que son percibidas, deben participar en conversaciones y eso se logra a través de las redes sociales”.

Esta aseveración de Brown revela ese nuevo escenario que ha creado la Web, pero a la vez ha puesto en evidencia un elemento interesante y es que ahora las empresas ya no tienen control sobre su imagen como tampoco pueden controlar los comentarios que se generan en los espacios y en las micro comunidades sobre sus productos.

Sin ir muy lejos, para ejemplificar este punto, podríamos tomar el caso de la empresa Movistar en nuestro país, la cual ha intentado en dos (2) oportunidades aumentar las tarifas de sus rentas mensuales a los usuarios, pero la ola de cadenas en teléfonos móviles, grupos en redes sociales y Twitts de quejas y rechazo por parte de los usuarios, han detenido la medida en ambas oportunidades y esto ilustra precisamente el poder que tienen los consumidores ahora sobre las marcas y las empresas, cómo ese dialogo puede ejercer presión en el accionar de una corporación y es que sencillamente el consumidor ya no es mudo.


La web siempre ha sido considerada como algo libre, pero una nueva frontera no regulada se abría en el ciberespacio

Retomando el tema de la ética en el uso de Internet y los PR, es importante resaltar que una de las afirmaciones más ciertas que se hacen en el texto, es que:

“La web siempre ha sido considerada como algo libre, pero una nueva frontera no regulada se abría en el ciberespacio. Al principio solo los programadores de computadoras reinaban en el ambiente, pero luego llegaron los diseñadores gráficos y dejaron su marca en este espacio, hasta que finalmente la red se abrió para todo el mundo”.

Es precisamente esa libertad la que hace de esta herramienta un arma de doble filo, porque si bien conecta al mundo, puede también crear grandes problemas cuando no se usa adecuadamente y con esto nos referimos específicamente a cuando una empresa utiliza un blog , una red social o un Wiki con fines deshonestos, para servir a sus propios intereses y engañar al público.

Esto además de ser poco ético es ilegal y los usuarios siempre o casi siempre descubren el engaño, lo que además puede ocasionar un golpe mortal para la imagen de la empresa y aquí es importante destacar también que precisamente como el usuario ya no es aquel crédulo de las décadas anteriores se vuelve mucho más incisivo y crítico de las marcas, las publicidades y lo que se le pretende vender.

Esto significa un nuevo reto para los PR porque les obliga replantearse las estrategias de juego en el amplio mundo del marketing y el nuevo periodismo.

Asimismo, Brown especifica los usos y características de Wikipedia, Twitter, Facebook, Podcasts y asevera que Internet y estas herramientas no pueden ser llamadas ‘medios’, (entendidos como medios de comunicación tradicionales) de hecho asegura que van mucho más allá que cualquier medio tradicional, porque realmente Internet es capaz de agruparlos a todos en sí mismo.

Podemos decir entonces que realmente el participar o no es una decisión que debe tomar cada empresa, pero deben tener claro que al no participar en el diálogo que se está generando corren el riesgo de no sobrevivir. Los consumidores exigen esa participación y todos deberíamos escuchar este clamor.

Brown concluye además que “las redes sociales ya no son una opción debatible” ya que se ha vuelto ‘críticamente importante’ para cualquier negocio. Representa un canal importante para escuchar a los consumidores y crear un camino de dos vías de comunicación.

Lo que sí es claro, es que no debemos olvidar servir a los mejores intereses de los clientes y aprovechar las herramientas que nos ofrece la Web 2.0.

Por: Noris Argotte Soto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: